Encuentros con los candidatos a la Alcaldía


Continuando con la línea marcada para este año, hemos organizado cenas-coloquio con los candidatos a la Alcaldía de las principales formaciones políticas. La primera será con el candidato socialista, Juan Espadas, el 2 de Febrero en el restaurante Nantara Puerto. Las personas interesadas pueden inscribirse hasta el día 30 en sevillaabierta@gmail.com.
Tenemos ya confirmadas también las cenas-coloquio con los candidatos de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, PA, Pilar González, y UPyD, Isabel Ceballos. Os comunicaremos las fechas en breve.
Además estamos preparando un ciclo de conferencias que nos proporcione el marco teórico para el debate que hemos elegido en este año de elecciones municipales: hay otra forma de hacer política, que supere la actual desconfianza y alejamiento entre los ciudadanos y sus representantes. Pero sólo lo conseguiremos si como sociedad civil exigimos una actuación centrada en el ciudadano.

Anterior ACUERDOS POR SEVILLA
Siguiente Carta abierta al Sr. Espadas

3 Comentarios

  1. Avatar
    Manuel C. Viñuelas
    27 enero, 2011
    Responder

    Estoy interesado en las actividades que realizáis.
    Me gustaría conocer como puedo participar en los temas relacionados con nuestra ciudad de Sevilla.
    Saludos cordiales.
    Manuel C. Viñuelas

  2. Avatar
    eli
    28 enero, 2011
    Responder

    Estimado Manuel:

    Te enviaremos una relación de las actividades que estamos realizando en la actualidad.

    Un saludo

    Eliseo Monsalvete
    Vicepresidente de ISA

  3. Avatar
    serviola
    4 marzo, 2011
    Responder

    La figura que mejor caracteriza la profesión de vocero oficial de nuestros tiempos, es la del arrepentimiento tardío, su pordiosera huída y su implacable justicia.
    Como si un terrible huracán destrozara tu casa y tú sólo te preocuparas por la suerte del pajarito, así encaran la realidad del mundo los locutores de hoy. Es común en nuestro tiempo esa aparente estupidez de muchos pensadores o “artistas” de cara al público, pero al cabo resultan indudablemente pagados por el poder de una u otra forma, queriendo o sin querer, para constante descrédito general y repugnante nausea social.

    Pretender culpar de nuestros males exclusivamente al pajarito perdido en la Moncloa, después de lo que el orbe lleva visto y sufrido con este régimen culpable por entero, es alentar cenizas en las cabezas nacionales a ver si se consigue la hipnosis global del pueblo, y es igual que ir embusteramente a contracorriente del caudal de los horrorosos hechos políticos. ¡Y encima algunos quieren montar nuevas quincallas partidarias!
    Suscitar soluciones a base de procesos electorales en las circunstancias actuales, pócima esparcida por parte de los intelectuales y otros listos de costumbre, es una declaración de impotencia humana, cobardía personal, estafa nacional, ceguera voluntaria, fantasía personificada y patente síndrome de Down en grado delictivo.

    Los poderosos tienen acaparados los medios de comunicación para expeler su veneno y sus odiosas proclamas, pero ya no son eficaces las voces que suenan por el éter patrio o el consumo de letras de inútiles panfletos, porque todo ello suena a texto de cuento y a música de nanas cuando no es vómito en directo. Hasta ahora esos truquitos venían amordazando a la ira pública y servían de señuelo para bobos engañados, pero afortunadamente el pueblo entero, incluyendo cortitos, se ha hecho definitivo cargo de la palabra y su auténtico significado, a través del sufrimiento nacional que se incrementa sin cesar por cualquier rincón.

    El mundo entero afronta una “tormenta perfecta” que arrastra por los suelos tanta indignidad y servilismo con los mensajeros de la muerte. Todos juntos empiezan a disfrutar del mayor concierto libertario de todos los tiempos. Hasta con tapones lo oyen los miserables como el ejemplar Gabilondo, entre lágrimas por su tenebrosa vida y su tramo final de empedrado camino.
    (Cuando de tu modelo las barbas veas llorar pon las tuyas inmediatamente a secar.)

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *