Sevilla ha captado en los últimos 10 años el 65% de la financiación de excelencia científica que han recibido los investigadores de élite andaluces. Sin embargo, la sociedad sevillana no se ha hecho eco de la relevancia que supone para la ciudad y la provincia contar con estos científicos de élite, hombres y mujeres. Son quienes abanderan la Marca Sevilla que debería marcar el rumbo de la prosperidad. Porque las sociedades con mejores niveles de renta, empleo y bienestar son las que se basan en la investigación. También tienen fiestas. También les gusta divertirse. También reciben turistas. Pero ni las fiestas ni el turismo permiten generar un desarrollo suficiente y cohesionado. Ningún país importante, ninguna ciudad importante, confunde esos conceptos.

De los 34 proyectos andaluces que a lo largo del periodo 2009-2019 han conseguido fondos europeos a través del European Research Council, 22 son de investigadores afincados en Sevilla. Con cuantías que oscilan entre 1,5 millones y 3,5 millones de euros.

La Comisión Europea a través del Consejo Europeo de Investigación, el European Research Council (https://erc.europa.eu) apoya “ las mejores ideas y busca desarrollar el talento dentro de Europa” (https://eshorizonte2020.es/ciencia-excelente). “El ERC busca financiar a largo plazo proyectos de investigadores excelentes y de sus equipos de investigación, a fin de que lleven a cabo una investigación novedosa y potencialmente muy rentable, pero de alto riesgo. Su objetivo específico es “reforzar la excelencia, el dinamismo y la creatividad de la investigación europea” […] También presta apoyo a métodos de trabajo emergentes en el mundo científico, con potencial para crear resultados decisivos y facilita la exploración del potencial de innovación comercial y social de las actividades de investigación que financia”. (https://eshorizonte2020.es/ciencia-excelente/consejo-europeo-de-investigacion-erc)

En esta línea, investigadores sevillanos han logrado el apoyo del ERC y han obtenido 22 ayudas en sus distintas modalidades (Starting Grant, Consolidator Grant, Advanced Grant y Proof of Concept Grant) lo que ha supuesto una financiación mínima para sus proyectos de I+D+I de 39,5 millones de euros, sin contar la financiación recibida a través de los Proof of Concept Grant (150.000 €) que pretenden “brindar apoyo a los proyectos ya financiados por el ERC en alguna convocatoria anterior, ya que se trata de poner en valor y explotación comercial algunos de los desarrollos de ese primer proyecto”.

Por ejemplo, la profesora de la Universidad de Sevilla Eleonora Viezzer, de la Facultad de Física, y vinculada al Centro Nacional de Aceleradores, que está en la Isla de la Cartuja, ha conseguido una de las prestigiosas Starting Grants del Consejo Europeo de Investigación, por un valor de 1,5 millones de euros. El grupo de Eleonora Viezzer pretende desarrollar una estación meteorológica de viento solar que permita reducir el daño que estas potentes llamaradas solares causan cuando llegan a la Tierra. Se trata de un proyecto multidisciplinar, en la frontera del conocimiento y ciertamente apasionante.

Mejores empleos al investigar en drones, energía solar, biomedicina,…

Otro ejemplo: El proyecto Griffin, liderado por el catedrático Aníbal Ollero, el gran impulsor de la investigación y desarrollo de los vehículos aéreos no tripulados, captó 2,5 millones de euros, en una convocatoria europea de Advanced Grants. Trata de superar las limitaciones de los robots manipuladores aéreos en lo que respecta al tiempo de vuelo y la seguridad en la interacción con las personas. Para ello se adopta un enfoque bioinspirado. Los robots aéreos que se desarrollan serán capaces de planear, batir las alas, posarse de forma muy precisa y manipular con otras extremidades. Ollero y todo su equipo desde la Escuela Superior de Ingenieros Industriales ha logrado que la Comisión Europea destine muchos millones de euros a lo largo de los últimos 15 euros a consolidar y desarrollar desde Sevilla la excelencia en este sector. Eso significa consolidar empleos de calidad y de gran cualificación.

Para tenerlo aún más claro, recomendamos ver este reportaje realizado en Sevilla por la cadena televisiva Euronews para su programa ‘Real Economy’:

Otro ejemplo de excelencia científica ‘made in Sevilla’ que capta para Sevilla millones de euros. Un equipo científico liderado por Felipe Cortés, biólogo titular del CSIC en el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), logró un proyecto europeo Consolidator Grant tras un concurso muy competitivo, para investigar una serie de fallos que se producen de manera espontánea en el ADN y que están implicados en problemas neurodegenerativos, procesos tumorales y enfermedades raras. Gracias a eso, el equipo de Cortés está disponiendo de una financiación de dos millones de euros a lo largo de cinco años y está integrado por seis investigadores.

Eduardo Fernández Camacho, catedrático de la Universidad de Sevilla del área de Ingeniería de Sistemas y Automática, logró una Advanced Grants valorada en 2,5 millones de euros para sus investigaciones sobre el control predictivo y de los sistemas de energía solar.

Y por citar otro de los ejemplos: el Grupo de Investigación de Ricardo Pardal, profesor de Fisiología Médica de la Facultad de Medicina, e investigador del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBiS), fue seleccionado por el Consejo Europeo de Investigación para apoyar económicamente sus avances en el conocimiento de una nueva población de células madre específicas del sistema nervioso, concretamente residentes en el cuerpo carotídeo (órgano del sistema nervioso periférico que se localiza en la garganta). “Hemos observado que las células madre del cuerpo carotídeo y las células cancerosas del Neuroblastoma son primas hermanas, es decir, comparten un mismo origen embrionario. Por tanto, todo lo que estamos aprendiendo de nuestro estudio del cuerpo carotídeo podría acabar teniendo aplicación a la hora de erradicar a las células madre de los Neuroblastomas pediátricos también”, comentaba Pardal.

La excelencia llama a la excelencia y muestra de ello es que algunos científicos sevillanos, como Andrés Aguilera, director del Cabimer, y José López Barneo, director del Instituto de Biomedicina de Sevilla, no sólo han logrado más de un tipo de estas ayudas sino que científicos pertenecientes a sus grupos de investigación han logrado acceder a este tipo de ayuda que se ha convertido en un importante tractor del conocimiento y de la sociedad basado en el desarrollo muy cualificado.

Es muy importante que la sociedad sevillana, y sus instituciones, y sus representantes, conozcan y valoren quiénes son, qué hacen y qué aportan quienes son capaces de conseguir triunfar en estas convocatorias europeas. Como Pablo Huertas, Marta Artal, Hernán Míguez, Francisco Gancedo, Manuel Pérez García, Gabriel Lozano, Jesús Campos Manzano, Eva Bravo, Bettany Aram, Sofia Calero y José Luis Gómez-Skármeta. Desde la Universidad de Sevilla, la Universidad Olavide, el Instituto de Ciencia de Materiales, el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, etcétera.