Desde la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta, te animamos a acudir el martes 23 de abril, a las 20.15 en el Teatro Romero San Juan (San Juan de Aznalfarache), al estreno del documental ‘Descubriendo a Otto. El cónsul que desafió a Hitler’. Dirigido por Ricardo Barby, y producido por AlandaMedia Producciones, el largometraje relata la vida de Otto Engelhardt, ingeniero alemán que contribuyó a la modernización de Sevilla durante varias décadas, y cuya defensa de la libertad le convierten de los más interesantes y desconocidos personajes europeos. La cinta cuenta con la colaboración de Canal Sur, los ayuntamientos de Sevilla y San Juan de Aznalfarache, la Junta de Andalucía y el Consulado Alemán de Cádiz. Asimismo, el documental comienza aquí un recorrido que espera culminar con su emisión en televisión a finales de este año, tras pasar por distintos festivales nacionales e internacionales.

Organizado por la Fundación Patrimonio Industrial de Andalucía, el estreno tendrá lugar en el Teatro Romero de San Juan (C/ Lepanto, s/n de San Juan de Aznalfarache), a apenas 200 metros de Villa Chaboya, lugar de residencia de Otto Engelhardt. La cita contará con la presencia de los descendientes del ingeniero alemán, de distintos representantes de las instituciones colaboradoras, de los entrevistados, técnicos y artistas que han hecho posible el documental. Las invitaciones se pueden reservar mediante correo electrónico a info@alandamedia.com, indicando nombre y apellidos y el número de entradas que solicita.

El ingeniero alemán Otto Engelhardt, un personaje clave para la historia de Sevilla

Sevilla no ha sido justa con la memoria y el ejemplo de una persona que hizo muchísimo por la ciudad a lo largo de varias décadas. Otto Engelhardt llega a Sevilla en 1894 para ser el primer director de la Compañía Sevillana de Electricidad (actual Endesa) y de la Compañía de Tranvías de Sevilla, para electrificar la ciudad y construir el primer tranvía eléctrico. Su labor al frente de la compañía le valdría el reconocimiento de sus conciudadanos. Las vivencias y sufrimientos durante la Primera Guerra Mundial cambiarían la forma de ver el mundo de Otto, quien se convertiría en un ferviente defensor del pacifismo. Era cónsul honorario del imperio alemán y evitó que en el Puerto de Sevilla un oficial alemán provocara con explosivos la destrucción de un barco germano, y que ese presunto ataque se usara como pretexto para involucrar a España en la guerra.

Tras la guerra, las potencias vencedoras obligaron a la salida de Otto Engelhardt de Sevillana de Electricidad, provocando su ruina. Otto se rehízo creando los laboratorios Sanavida en San Juan de Aznalfarache, pueblo de la cornisa del Aljarafe en el que residió hasta el fin de sus días.

El perfil de empresario burgués de Otto Engelhardt no le impediría afianzarse como uno de los más beligerantes defensores del pacifismo, la democracia y la igualdad. Otto se ratificaría en sus principios especialmente tras el ascenso al poder de Hitler a comienzos de la década de los 30. Desde la distancia, Otto Engelhardt escribiría una y otra vez en contra del partido y la ideología nazi en el periódico El Liberal, dirigido por su amigo José Laguillo, hasta el punto de convertirse en un objetivo claro de la Gestapo. Esta fuerte oposición al gobierno alemán le llevaría incluso a renunciar a su nacionalidad, convirtiéndose de pleno derecho en ciudadano español en 1931.

El golpe de estado franquista significaría la sentencia de muerte de Otto, ya que fue, a pesar de ser anciano y estar gravemente enfermo, fue capturado por las tropas de Queipo de Llano en agosto de 1936, apenas un mes después de la comisión del golpe. La amistad de Queipo con Gustav Draeger, cónsul nazi en Sevilla, propiciaría la celeridad en su eliminación. Otto Engelhardt sería fusilado en Sevilla el 14 de septiembre de 1936, bajo orden del III Reich.

Su bonhomía y espíritu cívico fue motor de muchas iniciativas benefactoras en Sevilla, y el Rey Alfonso XIII le condecoró por su labor para movilizar la solidaridad de la sociedad sevillana en ayuda de los soldados heridos que procedían de la Guerra de Marruecos en los años 20 del pasado siglo.

El ingeniero alemán Otto Engelhardt llegó a Sevilla en 1894 para ser el primer director de la Compañía Sevillana de Electricidad (actual Endesa) y de la Compañía de Tranvías de Sevilla.