La ciudad que quiero


1. Cuando los perros muerdan a sus amos


El día que un perro, enfadado, muerda al amo porque le ha puesto a hacer pis a la puerta de la casa de un vecino, ese día la ciudad será distinta y empezará a verse la luz en esta Sevilla sucia y descuidada. Cientos de incivilizados ciudadanos pondrán entonces el grito en el Cielo, seguramente, y acudirán airados a protestar ante el Ayuntamiento para quejarse de sus perros que, dicen, ¡los muy rebeldes!, les muerden cuando, descuidados, les dejan hacer sus necesidades en cualquier lugar, en vez de esforzarse y llevarlos a los lugares apropiados, y, si no fuere posible, recoger sus cacas con las bolsitas diseñadas al efecto.

Si en los servicios de urgencia de los hospitales se amontonan decenas de atónitos y coléricos ciudadanos sevillanos porque sus perros educados… más que sus amos —“el mío mismo”, le soltó un tipo que yo conozco a su colega en la barra de un bar, cuando salió a colación la inteligencia de los canes—, les muerden y les muelen a gruñidos y perrerías (tales como levantar la pata y mearles en la pantorrilla, hacer su caca en la alfombra del salón, mordisquearle el cuero del sofá…), es que esto va bien. Cuando los ciudadanos se sientan agredidos por sus canes querrá decir que la civilización en marcha se acerca ya a Sevilla, y que la Ilustración, aunque con dos siglos de retraso, se barrunta en la distancia.

Así que, a ver si esos malos vecinos, aprenden de sus chuchos y empiezan a ser ciudadanos.

¿Y qué es eso, tú?, se preguntará alguno.

¡Uf!, que cruz!

Anterior La Calidad de la Democracia en España
Siguiente La ciudad que quiero

1 Comentario

  1. Avatar
    19 noviembre, 2012
    Responder

    Aquí os dejamos la campaña civicamente divertida que hemos realizado desde Diferent en Sevilla para hacer ver el problema de los excrementos de los perros y la falta de cuidado de muchos de sus dueños…

    https://www.facebook.com/media/set/?set=a.248340331960436.59737.240554549405681&type=1

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *