Anterior Küng y su viejo amigo Ratzinger
Siguiente Separarse de la vida (y de la Iglesia)

3 Comentarios

  1. Avatar
    Anónimo
    10 mayo, 2009
    Responder

    Me da la impresión de que la Sevilla del 29 envejece mejor que la del 92. La primera está absolutamente integrada en la ciudad, la segunda es en muchos aspectos un no-lugar a punto de recibir el impacto de la Torre Pelli.

  2. Avatar
    ELISEO
    10 mayo, 2009
    Responder

    Interesante documento que muestra otra oportunidad perdida para el avance de la ciudad.

  3. Avatar
    11 mayo, 2009
    Responder

    Hay paralelismos interesantes entre la experiencia del 29 y las del 92. La ciudad sueña con un milagro que venga de fuera y al final termina despertándose sin sabre qué hacer con lo que estos dejaron,

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *