Los selectos dueños del patrimonio de todos


Pues si, hay un patrimonio que se dice cultural y público pero que no lo es tanto, ya que unos pocos actúan como si fueran su verdaderos dueños y guardianes de su destino.

Entre ellos un ramillete de opositores a la plaza de cronista local, seguros todos ellos de ser la morada del alma de la ciudad, alma siempre eterna e inalterable. Y con tamaño huésped dentro de si mismos puede uno comprender que hablen y actúen tal como lo hacen, como si estuvieran tocados por una mano del mas allá.

Estos que gustan hablar ex cátedra sobre cuestiones patrimoniales, y urbanísticas en definitiva, casi nunca aparecieron para hablar en contra de la invasión de los coches, que poco le faltó para llegar en los años setenta hasta el mismo altar mayor de la catedral.

Pero hay que ver cómo les molesta que bicicletas o tranvías ganen terreno a coches y autobuses. Oyendo o leyendo a algunos de ellos parece que fuéramos los ciclistas los culpables de todos los males del centro.

Pero después están los gestores, los burócratas de tal o cual comisión del patrimonio, que deciden lo que es bueno y lo que no para el patrimonio de todos. En este tipo de instancias se procura contentar a aquellos iluminados, siempre y cuando otros intereses superiores no lo impidan. Así que lo que no esté en uno u otro campo, el de los cruzados o el de los políticos de turno, lo tiene claro.

Aquí tenemos un ejemplo más entre tantos que pueden sacarse a colación: la estación de Sevici de la Plaza del Triunfo. Se instaló con toda normalidad y discreción, pero (zas!) se inició el ritual del rasgamiento de vestiduras en los medios locales, sobre todo en el ABC que con entusiasmo lo añadió a su ya larga lista de despropósitos patrimonialistas.

La comisión provincial ve aquí motivo para ceder y demostrar su celo protector. El ABC ya tiene el titular: “Cultura retira las bicicletas pero no las catenarias”. Empate técnico, todos contentos.

Y yo me pregunto ¿por qué soportar este teatro hipócrita? ¿quién paga el peaje de los iluminados patrimonialistas? Quitar la estación de las bicicletas y ponerla en otro sitio tiene su coste, pero además ¿por qué hay que quitarla? ¿quién dice que está mal donde está?

Previous Propuesta de experimento científico
Next Fútbol y fe

5 Comments

  1. Avatar
    Anónimo
    11 septiembre, 2007
    Responder

    Estoy absolutamente de acuerdo con Manolo Clavero. Me parece perfecto el encuadre estético de las bicis en ese sitio. Mucho mejor, por supuesto, que la visión kitch del coche de caballos esparciendo mierda y moscas.
    Creo que ISA debería denunciar esto.

  2. Avatar
    José Luis RdC
    12 septiembre, 2007
    Responder

    Todo el que va en bicicleta habrá podido observar el recelo con que nos miran algunos ancianos que parecen convencidos que por maldad o por torpeza acabarás por atropellarlos. El ABC es uno de esos ancianos. Han vivido cuarenta años haciendo las vulgaridades más horrendas y llenando de coches hasta las naves de la catedral y ahora son los campeones del patrimonio, tan puro que lo ensucian las bicicletas.

  3. Avatar
    Anónimo
    21 septiembre, 2007
    Responder

    Buscan un mártir: están locos por que un ciclista atropelle a alguien, y a ser posible (que es difícil, pero posible) le rompa algo. Pero los peatones muertos por coches (no hay que remontarse a Farruquito; el último no hace ni una semana: http://www.diariodesevilla.com/164718_ESN_HTML.htm) no merecen ni una de sus columnitas. Se los tragará la historia a estos pobrecitos.

    Buen artículo, vecino
    JRLara

  4. Avatar
    Sebastián Chávez
    25 septiembre, 2007
    Responder

    También han retirado los aparcamientos de bicicletas de la plaza del Museo. No puedo entender una concepción tan rancia y retrógrada de la estética urbana.
    ¿Exigirán ahora que los coches que pasan por Alfonso XII o por la propia plaza sean de época y que los peatones vistan de corto o luzcan la tradicional mantilla?

  5. Avatar
    Ricardo Villalibre
    5 junio, 2009
    Responder

    los conservacionistas patrimoniales ultraortodoxos de hoy en dia, son los mismos que en los años 50 y 60 del pasado siglo, forraron la Giralda de cemento.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *