«Mi concejal»


Es grave que la comuna de Sevilla, con tan sólo treinta años de vida democrática, sólo anime a votar a la mitad de sus miembros. ¿Tendrá algo que ver con que los electores ignoran hasta el nombre de la mayoría de los concejales elegidos? En los pueblos, donde todo el mundo conoce a los que aparecen en las papeletas, la participación ha sido mayor. En España votamos listas, no personas. O tomas el paquete o lo dejas. Luego las personas elegidas podrían actuar con independencia, pero casi nunca lo hacen, salvo que el botín compense su conversión en «transfugas». Quiero poder elegir «mi concejal», «mi diputada», «mi eurodiputado»… Quiero votarle a él o a ella y no a un autobús lleno de gente. Quiero saber dónde vive, qué le importa, de qué vive y pedirle cuentas luego por lo que haya hecho con SU voto. ¿Es mucho pedir?

Previous 27-M
Next Prioridades

4 Comments

  1. Avatar
    Anónimo
    30 mayo, 2007
    Responder

    Abstención es prima hermana de abstinencia. ¡Qué baja está la líbido democrática!

  2. Avatar
    Anónimo
    31 mayo, 2007
    Responder

    El divorcio entre el sistema político y los ciudadanos es cada vez más evidente. Pasa algo parecido en Italia. Vamos hacia un terreno propicio para los salvapatrias.

  3. Avatar
    Anónimo
    10 junio, 2007
    Responder

    Un primer paso podría venir de hacer elecciones por distritos municipales; se achica el ámbito y es más probable conocer a los miembros de las listas, como en los pueblos.

  4. Avatar
    Anónimo
    16 junio, 2007
    Responder

    Vamos hacia una apatía generalizada, hacia un apoliticismo acrítico, fomentado desde todos los ángulos, para que no nos preocupemos por nada que ocurra un poco más allá de nuestro entorno inmediato.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *