Un año más, la Asociación ISA colabora con la Asociación Sevillasemueve, que organiza la Noche en Blanco cada año el primer viernes de octubre, y ha logrado consolidar como la gran cita de la sociabilidad en relación con la cultura. Más de 70.000 personas acudiendo a diversos lugares para descubrir y disfrutar. En este enlace se pueden consultar todas las actividades organizadas el viernes 4 de octubre.

Cartel de la Noche en Blanco 2019

Para la edición 2019, esta es la actividad organizada por ISA, gratuita, y a la que pueden acudir reservando plaza tanto soci@s como otras personas.

Título de la actividad:

PONGAMOS LOS CINCO SENTIDOS PARA SER RICOS EN EMOCIONES

Lugar: Universo Eirín. Calle Don Pedro Niño, 17

Resumen: Una experiencia que te llevará a través del arte, el diseño, la moda, la escenografía, la tecnología, el mindfulness, la gastronomía y el vino a despertar todos los sentidos (la vista, la audición, el tacto, el sabor, el olor), tan adormecidos en la relación de los seres humanos y con su entorno.

Dos pases: El primero comienza a las 20:00 y el segundo comienza a las 22:00.

Entrada: Gratuita a través de inscripción. Hay 40 plazas por pase. Es decir, accederán un total de 80 personas a lo largo de la noche. Imprescindible inscribirse previamente, escribiendo a la dirección de correo electrónico comunicacion@iniciativasevillaabierta.es indicando nombre, apellidos, número de teléfono móvil de cada persona para la que se reserva plaza, y para qué horario reservan su asistencia.

Se atenderán las peticiones de plaza por estricto orden de envío a dicha dirección de email.

Se establecerá también una lista de reserva como lista de espera para cada pase, con el fin de favorecer que entren quienes están en los primeros lugares de lista de espera si no acuden algunas de las personas que se inscribieron en primer lugar.

Intervienen como patrocinadores: Susana Álvarez, diseñadora de moda ética; Tolentino Hats, sombrerería de autor; Eva Sarrión, arteterapia; Universo Eirín, diseño de espacios y productos; Natura 20, adecuación de espacios; Adela Llerena, economía consciente; Casa Verita, artesanos del jamón; y el vino tinto Flor de Malvajío, de Mijas, por gentileza de Distribuciones Narbona Solís, del que se hará una cata de vino con todos los asistentes, conducida por Javier Compás, comentarista gastronómico.

De izquierda a derecha: Mercedes Eirín, de Universo Eirín; Adela Llerena, economía consciente; Manuel Carrión y Felipe Vivas, de Tolentino Hats; Susana Álvarez, diseñadora de moda ética; Javier Compás, comentarista gastronómico; y Concepción Vera, de Casa Verita

Introducción: Los asistentes vivirán a lo largo de cuatro acciones un circuito de sensaciones. En la zona inicial se pondrá de manifiesto la paradoja de la soledad en un mundo hiperconectado. Continuará por el resto de los espacios experimentando las posibles alternativas planteadas por ciudadanos que desean una vida comunicativa y placentera. Las cuatro escenas que desarrollan un cúmulo de sensaciones y emociones están planteadas así:

1. Bajo la influencia sensorial de un acercamiento a la Naturaleza, ya que su alejamiento nos está provocando una dificultad para desarrollar nuestras capacidades y conseguir una vida saludable.

2. Una penetración del Arte por los sentidos. El arte es capaz de crear belleza e interés en donde previamente existía un vacío de esencia. La creatividad utiliza las sensaciones, toca intensificarlas en nosotros como espectadores, de tal manera que su apreciación nos emocione.

3. Una alteración del ánimo mediante la percepción de productos que evocan una cultura ancestral (Vino y Gastronomía). Una cena placentera es aquella que estimula todos los sentidos de forma directa, a lo que puede unirse el deleite que provoca ese sexto sentido que es la memoria del tiempo vivido (personal o colectivamente), que sabemos que es capaz de generar sensaciones como el olor, o las visiones que nos proporcionan algunos recuerdos.

4. La capacidad mediante estados afectivos que nos definen como seres sociales debe ser el objetivo final que nos haga entender que nuestra existencia solo puede ser dichosa en sociedad y mediante una comunicación que sea enriquecida por las creaciones humanas. El sentir que las personas compartimos deseos e inquietudes, en un mundo muy cambiante que va modificando nuestros pilares básicos de convivencia y seguridad, es una forma de ser menos vulnerables y sentirnos mas cercanos; así como una estrategia basada en el siguiente razonamiento: Todos tenemos fines, que no podemos conseguir por nosotros mismos; pero algunos de ellos los podemos alcanzar cooperando con otros que comparten fines similares, lo que nos inducirá a luchar por crear un ambiente propicio que beneficiando a la mayoría nos haga más dichosos a cada uno de nosotros.

Por todo ello, y con la idea de que nuestro modelo de convivencia debe buscar el desarrollo de nuestras capacidades y talentos para sentirnos más dichosos y gozar más, queremos homenajear a Pericles, que hace más de 2.000 años proclamaba como anhelos cívicos: amar la belleza y el saber a toda costa y sin fisuras; y la insistencia en que toda la ciudadanía participe en este empeño, sin que la riqueza o la pobreza sea un aliciente o un obstáculo para ello, así como para el goce de los grandes festejos de carácter popular o cívico.