Propuesta alternativa para beneficiar a los universitarios con menor nivel de renta y no aplicar la gratuidad de modo indiscriminado


La evaluación de las políticas públicas es un factor esencial para mejorar la eficiencia de la gobernanza del bien común. Bajo este criterio, recomendamos tener en cuenta, como análisis que invita a la reflexión, el artículo del catedrático de Economía Francisco Ferraro, presidente del Observatorio Económico de Andalucía, y socio de ISA, sobre la propuesta de la presidenta andaluza, Susana Díaz, para bonificar el 99% de la matrícula de los grados y máster universitario para los estudiantes que aprueben en primera matrícula el curso anterior (convocatorias de junio o septiembre), y el 70% para los que aprueben en la convocatoria de diciembre.

Además, los estudiantes que hayan perdido sus becas podrán ahorrarse las matrículas de las asignaturas que hayan aprobado. Estas bonificaciones se producirán con independencia del nivel de renta de los estudiantes.

En su análisis, Ferraro hace ver que “la medida merece ser analizada porque, a pesar de sus buenas intenciones, puede generar efectos contrarios a los deseados”. Por ello, Ferraro propone “un sistema de tasas progresivas para las familias con mayores rentas y un aumento de las matrículas de los repetidores, lo que podría financiar un sistema de becas adicionales para los estudiantes con menor nivel de renta y para los mejores expedientes”. Les animamos a leer aquí el artículo íntegro en Diario de Sevilla.

Anterior La falta de rigor y el auge del entrenimiento en los medios y las redes sociales dificulta el desarrollo de una sociedad democrática
Siguiente Propuestas para recuperar el edificio de la antigua Jefatura de Policía y no acentuar que el centro sea un monocultivo turístico

Sin comentario

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *