¡Que converjan ellos!


¡Vaya la lata que están dando los periódicos con la falta de convergencia de Sevilla con Europa! ¡Qué falta nos hace a nosotros eso, chiquillo! Aquí se vive estupendamente sin convergencia ni tonterías de esas. ¿No están los turistas viniendo todo los días? Pues si la convergencia esa fuera tan importante no vendrían. Si mejor que aquí no se vive en ningún sitio. Por ahí fuera no hay ni Cruzcampo. Yo por eso no me he pasado nunca más de dos días fuera de Sevilla, ni falta que me hace. Bueno sí, en Chipiona, pero allí está la Virgen de Regla y eso es otra cosa. Además, lo de la convergencia tiene que ver con no se qué producto bruto y aquí de brutos nada, que en Sevilla somos muy educados. Es que a este paso van a querer que converja todo: el Betis con el Sevilla, la Macarena con el Gran Poder, Curro Romero con Jesulín de Ubrique… Y de eso nada, que esas cosas son las que animan la vida. Si no ¿qué ibamos a estar? ¿todo el día trabajando, como los alemanes? Anda, déjate. Como los malages esos que quieren que Sevilla se modernice, los de Sevilla Abierta. Y digo yo, ¿abierta de qué? ¿de patas?. Pues conmigo que no cuenten.
Y ahora que lo pienso, ¿porqué tenemos que converger nosotros? Si tanto interés tienen los europeos en juntarse, podrían poner algo de su parte ¿no?. Me parece que lo dijo hasta Unamuno: ¡que converjan ellos!

Anterior Motivación Científica
Siguiente Debate sobre la energía nuclear en Andalucía

1 Comentario

  1. Avatar
    Anónimo
    1 abril, 2008
    Responder

    Había una letra de una canción de Benito Moreno de los tiempos de la transición que decía algo así:

    «Creo Señor en tu Gracia porque has hecho al ser humano
    y creo tambien en la desgracia de haber nacido sevillano.
    Hazme sevillano hondo, hazme sevillano aburrido, no me hagas sevillanito graciosito y sabiondo»

    no confundamos quitarse la careta con quitarse el capirote.

    te veo una cierta fijación contra lo que queda fuera de la ciencia… para mí una buena faena de Curro Romero nunca fue arte… y ¿para ti?

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *