Previous La Sevilla de 1929
Next Un apluaso al PP

2 Comments

  1. Avatar
    ELISEO
    10 mayo, 2009
    Responder

    Pensativo sobre el artículo y viviendo la situación vital aunque de forma pasajera, creo que las dudas que surjen sobre las actuaciones de los familiares y amigos de las personas cercanas a la muerte se contraponen a la certeza de algunos poderes como es el caso de la Iglesia, lo que aleja a ésta como grupo de ayuda y comprensión.

  2. Avatar
    11 mayo, 2009
    Responder

    No es cuestión de conciencias, es un pulso entre la sociedad medieval y la moderna. Eso dice la mujer valiente que habla en
    http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v=nUJhPrskAk0

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *