Sevilla debe aprender


He hecho miles de kilómetros en autobús y avión por Brasil y México y en cada aeropuerto y estación central de autobuses a la que llegaba me acordaba de esta ciudad, Sevilla. Allí, en la gran sala de la llegada de viajeros existe una ventanilla de información en la que, tras explicar, a qué hotel quieres ir, te dan un tique de taxi, lo pagas, y te acompaña una persona a la cola correspondiente, desde la que el taxista te llevará a tu destino. ¡Que placer saber que no te van a timar! ¡Y qué fácil de organizar es! Ya digo que es una experiencia que he vivido decenas de veces.

Aquí, sin embargo, en el aeropuerto, por ejemplo, los turistas huyen de los taxis como gato escaldado del agua; lo pude presenciar hace unos días. Los turistas que llegan a Sevilla se agolpan ante la parada del autobús, dispuestos a aguantar lo que sea, con sus grandes maletones, porque no se fían de lo que pueda ocurrirles (me refiero al dinero que les van a cobrar) una vez se han montado en este «mal» (en este caso) llamado “servicio público”. ¡Menudo servicio público! ¡Y menudo ayuntamiento que no es capaz de organizar algo tan simple como una ventanilla que oriente a los turistas a sus lugares de destino sin que puedan sentir la sensación de que les están engañando! Ya sé que no ocurre siempre; pero, malvados… haberlos, ahílos. Y si los turistas vienen precavidos, por algo será.

Previous Tacaña masa social
Next ¿Será verdad, Sr. Presidente?

4 Comments

  1. Avatar
    SChávez
    23 abril, 2009
    Responder

    ¿Qué sentido tiene en pleno siglo XXI que no pueda poner un taxi, o una empresa de taxis, quien quiera arriesgar en ello y fijar los precios que quiera? ¿Porqué los que ponen una tienda de zapatos o una librería tienen que aguantar la competencia del que pueda venir, incluidas las grandes cadenas, y los taxistas (o los farmacéuticos) no? ¿No repercutiría ello en el servicio al ciudadano? ¿No es deber de la administración municipal velar por ésto último antes de por el interés particular de un gremio?

  2. Avatar
    Anónimo
    26 abril, 2009
    Responder

    Los taxistas de Sevilla son una mafia. Una ciudad moderna no puede tolerar una cosa así.

  3. Avatar
    Anónimo
    26 abril, 2009
    Responder

    El problema no es sólo el sistema de taxi español, sino el comportamiento de los taxistas en Sevilla. En otras ciudades españolas no intentan engañar al cliente de forma habitual. El Ayuntamiento no parece tener interés real en cambiar esto.

  4. Avatar
    Carmen
    2 junio, 2012
    Responder

    Ay!
    qué miedo leer esto. En unos meses más llego a vivir a Sevilla y estos comentarios me asustan, me da a entender que se aprovechan de todos los extranjeros y no sé….que mal…ojalá no me toque vivir alguna situación desagradable =(

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *