Video íntegro de lo que se expuso en el coloquio sobre ‘cohousing’ como proyecto de vida colaborativa en la madurez


Desde la Asociación Sevilla Iniciativa Abierta te ofrecemos el video íntegro del enriquecedor coloquio sobre ‘El cohousing como proyecto de vida colaborativa en la madurez’. Celebrada el lunes 9 de marzo con lleno total del salón de actos del Colegio de Arquitectos de Sevilla, la sesión fue la primera del ciclo de ISA ‘Espacios para compartir en Sevilla nuevas formas de vida en común’. Además, el acto ha suscitado el interés de varios medios de comunicación, tales como Diario de Sevilla, Radio Sevilla y Canal Sur.

Lleno total del salón de actos del Colegio de Arquitectos de Sevilla durante el coloquio dedicado al ‘cohousing’ como proyecto de vida colaborativa en la madurez.

Raquel Rico, cofundadora de Abante Jubilar Sevilla, el primer proyecto de ‘cohousing’ en Sevilla, y socia de ISA, inició el coloquio explicando que el ‘cohousing’ como opción para convivir de forma activa y autónoma está generando cada vez más interés en los ámbitos social, político y mediático.  También aseguró que estos proyectos de viviendas colaborativas se plantean como una solución para paliar dos problemas de la sociedad española: el acceso a la vivienda y la soledad de las personas mayores. Asimismo, facilitó más información sobre la cooperativa Abante Jubilar Sevilla y el proyecto que están llevando a cabo 77 cooperativistas para construir el primer ‘cohousing’ de Sevilla en los terrenos que han adquirido en Mairena del Aljarafe.

Rogelio Ruiz, arquitecto de eCohousing Equipo Bloque, presentó el proyecto de viviendas colaborativas de la Cooperativa Trabensol en la localidad de Torremocha de Jarama (Madrid). Explicó que, en este tipo de proyectos, «lo que se construye es una forma de vida». Con respecto al tamaño de las viviendas, aseguró que éstas «son enormes, ya que cada persona tiene su espacio privado y uno común donde se desarrolla la vida de la comunidad». Con respecto a la proyección del ‘cohousing’, considera fundamental que el profesional técnico trabaje de forma conjunta con los intervinientes, ya que «los proyectos de ‘cohousing’ son autogestionados. Quien manda es la cooperativa, las personas que van a vivir allí. No son residencias de mayores, sino proyectos para compartir con amigos y tener un envejecimiento y una vida mejor». Preguntado por la financiación de Trabensol, Rogelio Ruiz explicó que los cooperativistas han ido realizando pequeñas aportaciones, además solicitar un préstamo común  a Fiare Banca Ética. «Muchos vendieron la casa en la que vivían porque no se estaban construyendo una segunda vivienda, sino aquella en la que iban a vivir», afirmó. También señaló algunos de los beneficios de la construcción del ‘cohousing’ en Torremocha de Jarama, que ha visto incrementada su población en un 10%, así como la frecuencia de paso de autobuses o del servicio médico. Para Rogelio Ruiz, «los ayuntamientos y los pueblos deberían pelearse para acoger estos proyectos, ya que tienen unos beneficios tremendos».

Ferrán Aguiló, de Fundación La Dinamo y Cooperativa La Borda, proyecto de ‘cohousing’ en Barcelona, explicó en qué consiste la vivienda cooperativa en régimen de uso. Comenzó su intervención denunciando que «el derecho a la vivienda se ha dejado en manos de una industria que lo ha convertido en un sector del que se puede sacar beneficios llevando a las personas a la precarización. El derecho a la vivienda debería ejercerse como el de la salud o la educación». En este sentido, explicó que vivir en ciudades como Copenhague, Zurich y Viena es más barato que hacerlo en Sevilla porque «allí hay modelos que garantizan la vivienda en régimen de cooperativas sin lucro y con ánimo social». Asimismo, explicó que «los modelos de viviendas comunitarias no son comunas hippies. Lo que estamos intentando hacer es recuperar los patios de vecinos que había en ciudades como Sevilla, donde las personas se cuidaban entre sí. Es decir, todo aquello que la propiedad privada nos ha quitado». También habló de los cuidados, «porque ser comunidad es eso, dedicar tiempo a cuidarse unos a otros. No somos extraños. La construcción del ‘cohousing’ comenzó en 2012 y terminó en 2018. Ese fue un proceso de “noviazgo” entre los adultos que ahora vivimos allí. Nos hemos hecho familia». Con respecto a la relación con la Administración Pública, explicó que una de las cuestiones estratégicas fue la negativa de la comunidad a construir un parking que, según la normativa de Barcelona, era obligatorio por el número de viviendas: «Teníamos que hacer 28 plazas de parking. No tenía ningún sentido hacer tumbas de hormigón debajo de un edificio que es de madera y sostenible».

Fernando Pérez Blanco, arquitecto, socio del estudio Mediomundo, explicó la experiencia uruguaya de la vivienda colectiva cooperativa desde un punto de vista técnico. El origen de estas viviendas se sitúa en 1965, en un pequeño poblado en el centro del país a través de una experiencia de autoconstrucción y ayuda solidaria. Fernando Pérez aseguró que el movimiento de las viviendas colectivas cooperativas en Uruguay cuenta con una gran penetración social, si bien el número de viviendas en este régimen no alcanza el 3%.  En el caso de las primeras cooperativas, llevaron los servicios urbanos a los barrios donde se insertaban, además de escuelas y centros deportivos que los vecinos de los barrios podían usar. Con respecto a la calidad ambiental y paisajística, Fernando Pérez destacó que es mucho mayor que, incluso, las promociones de barrios privados. «Construir la vivienda es el principio, no el final», es el concepto que marca la cooperativa de viviendas en Uruguay. Para el arquitecto, «el gran valor del ‘cohousing’ es que la vivienda adquiere un valor de uso de grupo y no solo como consumo dentro de un sistema de mercado». Finalizó su intervención apostando por llevar estos modelos a los centros de la ciudades y reclamando el derecho a vivir la ciudad, no solo a consumir en ella.

Los ponentes del lunes 9 de marzo:

Rogelio Ruiz, arquitecto de eCohousing Equipo Bloque, autores del proyecto y la obra del Centro Social de Convivencia para Mayores de la Cooperativa Trabensol, que está en funcionamiento en Torremocha de Jarama (Madrid). Desde eCohousing, trabajan en la integración de vivienda y ciudad, espacios comunes y productivos, usuarios y cultura colaborativa en el habitat para las diversas formas de vida. Su intervención versará sobre la vivienda colaborativa como una alternativa real a los actuales modelos de vivienda y servicios. Es una respuesta cívica a las necesidades y deseos específicos de colectivos diversos, basada en la capacidad de cooperación y autogestión de las personas. Los arquitectos se encuentran ante el hermoso reto de colaborar con estas personas en la construcción de sus espacios de vida.

Ferrán Aguiló, de Fundación La Dinamo y Cooperativa La Borda, que impulsa en Barcelona ejemplos de vivienda cooperativa en cesión de uso comunitario. La Dinamo fomenta, promueve y normaliza la implantación del modelo de vivienda cooperativa en régimen de cesión de uso como una alternativa a los modelos convencionales de acceso a la vivienda. Trabajan para hacer de la vivienda cooperativa en cesión de uso un modelo de acceso a la vivienda de referencia en el ámbito de la economía social y solidaria, contribuyendo a la generación de cooperativas autónomas y autosuficientes. El objetivo principal de La Dinamo es promover la réplica y consolidación del modelo de vivienda cooperativa en cesión de uso en el territorio.

Fernando Pérez Blanco, arquitecto, socio del estudio Mediomundo, de Sevilla. Con experiencias de ‘cohousing’ en Uruguay. Ha sido profesor de la Facultad de Arquitectura de Montevideo y profesor invitado en diferentes  universidades nacionales e internacionales. Integra el grupo de investigación Ciudad Arquitectura y Patrimonio Contemporáneos de la Universidad de Sevilla. Desde Mediomundo Arquitectos, junto a la arquitecta Marta Pelegrín, han desarrollado obras y proyectos premiados en concursos nacionales e internacionales (viviendas colectivas, equipamientos sociales, culturales y educativos, centros sanitarios, espacios públicos y ordenaciones urbanas), así como proyectos de investigación y acción cultural.

Moderó: Raquel Rico, cofundadora de Abante Jubilar Sevilla, el primer proyecto de ‘cohousing’ en Sevilla, y socia de ISA. Hasta su jubilación, fue profesora de Historia del Derecho en la Universidad de Sevilla. Ha impartido talleres literarios y publicado libros de poesía, ganando con uno de ellos –Miradas- el XII premio Luis Cernuda del Ayuntamiento de Sevilla. Miembro de la Junta Directiva de Iniciativa Sevilla Abierta desde su fundación, ha sido también su presidenta 2009-2011. En 2018 se incorporó a la asociación Abante Jubilar Sevilla, creada con la finalidad de divulgar el modelo de hogares colaborativos conocido internacionalmente como cohousing y que ha logrado poner en marcha en este 2020 una cooperativa del mismo nombre, cuya finalidad es concretar dicho proyecto en una parcela recientemente adquirida en Mairena del Aljarafe.

De izquierda a derecha: Fernando Pérez, de Mediomundo Arquitectos; Eliseo Monsalvete, presidente de ISA; Ferrán Aguiló, de Fundación La Dinamo y Cooperativa La Borda; y Rogelio Ruiz, de eCohousing Equipo Bloque.

 

Anterior Conoce el resumen de lo que se expuso en el coloquio ‘«ME» de niño, «NA» de solo. Los menores inmigrantes: testimonios, red social de apoyo y régimen jurídico de protección’
Siguiente Aplazado el ciclo de ISA 'Espacios en Sevilla para compartir nuevas formas de vida en común'

Sin comentario

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *