Traemos a nuestra web un informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía que analiza la gestión de la Agencia IDEA, organismo del Gobierno autonómico, dándole un severo varapalo en el fondo y en la forma a su manera de gestionar el dinero público.

Adjuntamos a continuación un resumen de ese informe, con entrecomillados extraídos directamente del propio documento elaborado por la Cámara de Cuentas, que también podéis consultar al completo en este PDF, como una contribución a la transparencia y a que cualquier persona pueda conocer sin intermediación qué dice y qué demuestra dicho análisis:

La Cámara de Cuentas de Andalucía ha cifrado en 444,2 millones de euros las pérdidas acumuladas de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) a cierre de ejercicio 2012, según un informe de fiscalización, que apunta la existencia de incumplimientos de la normativa presupuestaria y en el ámbito de la contabilidad.

En dicho informe de ‘Fiscalización de los recursos y aplicaciones de fondos de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA)’, correspondiente al ejercicio 2012, se apunta que el riesgo de la Agencia por los avales concedidos ascendió a 103,9 millones a final del ejercicio 2012 y se observa “una concentración del riesgo en algunas empresas“.

En dicho informe, la Cámara de Cuentas recomienda a la Agencia a que “ponga en ejecución una revisión de los procedimientos de análisis técnicos que efectúa para el otorgamiento de las operaciones de riesgo“, al objeto de “realizar de forma más estricta el análisis empresarial de la viabilidad e idoneidad de los proyectos y ello redunde en una disminución del importe de fallidos“.

En este informe, la Cámara de Cuentas recuerda que para financiar las actuaciones que tiene encomendadas, la Agencia recibe transferencias y subvenciones procedentes del Presupuesto de la comunidad autónoma, y, en ese sentido, se han detectado “incumplimientos de la normativa presupuestaria, como una inadecuada presupuestación, dotación y ejecución de créditos, respecto a determinados expedientes de gasto tramitados en 2012 y anteriores“.

Ha agregado que “la inadecuada clasificación presupuestaria y formalización de los expedientes de gasto ha tenido también incidencia en el proceso de fiscalización previa“.

El ente fiscalizador apunta que “la mayor parte de los expedientes, pese a incorporar compromisos de gasto de carácter plurianual, se han formalizado incumpliendo lo establecido en el Texto Refundido de la Ley General de la Hacienda Pública de la Junta de Andalucía“.

El informe apunta que la Agencia IDEA ha incumplido la Ley por la que se aprueban medidas fiscales, presupuestarias, de control y administrativas, que establece que las transferencias de financiación de explotación “deben aplicarse para equilibrar la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio o para enjugar pérdidas de ejercicios anteriores y las transferencias de financiación de capital deben aplicarse en el ejercicio en el que se reciben o en el siguiente“. Los remanentes deben ser objeto de reintegro a la Tesorería de la Junta de Andalucía.

Por ello, apunta que los distintos órganos gestores del gasto “deben formalizar los expedientes de gasto acordes con los instrumentos de financiación previstos y concordantes con las actividades del ente instrumental, a tenor de lo dispuesto en la normativa presupuestaria y contable aplicable a las agencias públicas empresariales de la Junta“.

El informe asimismo ha apuntado que esta agencia “no dispone de un registro de subvenciones de carácter excepcional“, por lo que “no ha sido posible concluir sobre el cumplimiento de los principios de transparencia, objetividad, igualdad y no discriminación en la utilización y asignación de los recursos públicos“.

El ente fiscalizador apunta que para las operaciones de riesgo –concesión de avales y préstamos– IDEA “no dispone de normativa ni de procedimientos formalizados y aprobados por la dirección en los que se establezcan las funciones, niveles de responsabilidad y criterios de evaluación para la aceptación o rechazo de estas operaciones“.

En ese punto, ha apuntado que el riesgo de la Agencia por los avales concedidos ascendió a 103,9 millones a final de 2012. En ese sentido, aunque reconoce que la agencia “cumple con las limitaciones establecidas en la Ley del Presupuesto, del análisis de las operaciones de aval se observa una concentración del riesgo en algunas empresas“.

Ha apuntado que la financiación de los quebrantos por aval otorgados por la orden de 2008 a los que tiene que hacer frente la Agencia IDEA, se realiza con cargo a las transferencias de financiación de capital recibidas anualmente y procedentes de la Consejería, y para la Cámara de Cuentas esta fuente de financiación “no se considera adecuada“.

Considera que los fondos recuperados por la Agencia procedentes de avales previamente ejecutados “deberían ser objeto de reintegro a la Tesorería de la Junta“, pero “en ningún caso se produce este reintegro“.

En el informe, la Cámara de Cuentas ha recordado que en febrero de 2014, y como consecuencia de las recomendaciones contenidas en el informe de cumplimiento de 2010, el Interventor General de la Junta emitió un informe en relación con dos expedientes de aval otorgados por IDEA, que concluía que “corresponde a la Agencia Tributaria de Andalucía la recaudación de los ingresos de derecho público de la Comunidad, donde se incluyen los avales otorgados por IDEA“.

En ese sentido, para dar cumplimiento a las medidas propuestas por la Intervención, en marzo de 2014, la entidad remitió a la Agencia Tributaria toda la información de los expedientes de los dos avales. Asimismo se ingresó en la Tesorería General de la Junta las cantidades recuperadas por las garantías de los dos avales ejecutados.

Por otro lado, el informe recuerda que IDEA tiene suscrito un préstamo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) por 50 millones, cuyo objeto es “facilitar liquidez para el programa de fondos reembolsables“, de forma que “las empresas acceden a la financiación a través de préstamos concedidos por la Agencia y con aval del Fondo para la Reestructuración Financiera“.

De esta forma, ante un quebranto por parte de la empresa, la reposición de importes fallidos procedería del presupuesto de la Junta, “al menos, hasta que se produzca la ejecución de las contragarantías“.

En relación con los préstamos concedidos por IDEA, el importe suma 330,3 millones, estando provisionados en un 60 por ciento. El porcentaje aumenta si se consideran sólo los concedidos a las empresas del grupo, provisionados por el 81 por ciento. La cifra de préstamos en situación de “contencioso” asciende a 68,7 millones (37 por ciento).

Por ello, la Cámara de Cuentas insta a IDEA a “una revisión de procedimientos de análisis para el otorgamiento de las operaciones de riesgo“, para “analizar de forma más estricta la viabilidad e idoneidad de los proyectos y ello redunde en una disminución del importe de fallidos“.

Las principales incidencias en el ámbito de la contabilidad de la Agencia se refieren al “incumplimiento de la obligación de reintegro de los remanentes de transferencias de financiación de años anteriores (6,2 millones) y al registro como actuaciones de intermediación de las ayudas a fondo perdido en la Subvención Global Innovación-Tecnología-Empresa de Andalucía y los proyectos ‘Guadalinfo’ e ‘Innoempresa’“.

Ha apuntado que determinadas operaciones realizadas en la filial Incuba durante 2011 y 2012 han supuesto para la Agencia IDEA “una entrada indebida de recursos valorada en 29,4 millones“, que se incorporan a su patrimonio liberados de restricciones.

Asimismo, el informe indica que a cierre de 2012 los fondos propios negativos se cifran en 25,9 millones, por lo que “la Agencia precisa del apoyo de la Junta“. No obstante, tras los ajustes contables de 2013, los fondos propios de IDEA son positivos y ascienden a 13,1 millones.

El informe indica que “no se ha dispuesto de estudios de evaluación, resultados o impacto de los programas financiados con fondos Feder“, por lo que “no se ha podido conocer el impacto de estos programas“.