Traemos a nuestra página el alarmante informe “Multas a diestro y siniestro“, del periodista Manuel Jesús Florencio, sobre las multas en Sevilla, convertidas lamentablemente en objeto de política recaudatoria para cuadrar los presupuestos municipales.

De este artículo, publicado en Andalucía Información, podemos extraer las contradicciones existentes entre lo que se dice cuando se gobierna y cuando se ejerce la oposición, un hecho que, de detectarse, siempre debería ser denunciado desde la ciudadanía. Reproducimos a continuación el artículo:

El exalcalde, diputado y portavoz municipal del PP Juan Ignacio Zoido ha alertado de que Espadas prevé en sus primeros Presupuestos como alcalde recaudar 200.000 euros más que el año pasado (último de Zoido) por multas de tráfico y 33.000 euros más por la tasa de expedición de documentos a los sevillanos, por poner sólo dos ejemplos significativos.

“Esta es la prueba irrefutable de que, como ya dijo él mismo, iba a aprovechar todos los resquicios legales para aumentar la recaudación, sin importarle que sea a costa de los bolsillos de los sevillanos”, ha declarado Zoido, que añadió: “La voracidad recaudatoria de Espadas ya queda patente, lo que certifica que son los sevillanos los que pagan de su bolsillo el aumento del Presupuesto del que tanto presume (….) Estos datos son la demostración de que tanto el catastrazo como la subida de impuestos decidida por el señor Espadas van a aumentar de un modo considerable la presión fiscal a los sevillanos; es decir, que no sólo es que no haya querido bajar los impuestos, algo que es posible porque ya lo hicimos en los últimos años”.

En esta última frase está la clave de la política de Zoido: rebajar o congelar los impuestos en el último o los últimos años…. omitiendo la fuerte subida previa en el primero o los primeros, para que ese incremento inicial se olvidara con el tiempo y quedara en la mente de los sevillanos sólo el efecto propagandístico de la bajada o congelación finales.

Comparación
Para su último año de mandato (2015), convertido en un semestre porque Espadas accedió a la Alcaldía en junio y heredó sus Presupuestos, Zoido previó unos ingresos por multas de tráfico de 25.529.910,40 euros. Espadas, en sus primeros Presupuestos como alcalde ha previsto 25.729.910,40 euros, que efectivamente son 200.000 euros más (+0,78%), como denuncia Zoido.

Lo que no dice el portavoz del PP es que él, en sus últimos Presupuestos, había previsto también por otras multas y sanciones (infracciones del resto de Ordenanzas y otras normas) unos ingresos de 2.024.422,81 euros, mientras que Espadas “sólo” prevé 1.679.217 euros, es decir 345.205, 81 euros menos (-17%). Si se comparan las previsiones de ingresos por multas por todos los conceptos, Zoido presupuestó mayor recaudación global (27.554.333,21 euros) que Espadas (27.409.127,40 euros, un -0,53%).

Subida inicial
Retrocedamos ahora en el tiempo para ver qué hizo Zoido en sus primeros Presupuestos como alcalde en comparación con los últimos de Monteseirín y cómo aplicó su táctica política de incrementar significativamente la recaudación al inicio del mandato para aflojar luego la presión sobre los contribuyentes al final y publicitar esa rebaja o congelación, pero quedando siempre un balance global desfavorable para los sevillanos y a favor del Ayuntamiento.

En sus últimas Cuentas, Monteseirín previó la siguiente recaudación por sanciones: 22.529.910, 40 euros en concepto de multas de tráfico y otras infracciones; 1.636.022,81 por incumplimientos del resto de Ordenanzas en general, y 8.400 euros por infracciones a la Ley de Actividades de Ocio en Espacios Abiertos, lo que demostraba el desinterés del Ayuntamiento socialista en perseguir los temas de ruidos y demás molestias.

Llegó Zoido al gobierno municipal y en sus primeros Presupuestos previó la siguiente recaudación por sanciones: 25.529.910,40 euros en concepto de multas de tráfico, lo que suponía de entrada 3 millones más que Monteseirín (+ 13%); por otras multas y sanciones, 3.016.022,81 euros, casi el doble (+84%), y la misma mínima cantidad de 8.400 euros por el tema del ocio en los espacios abiertos, con el mismo desinterés por penalizarlas. Globalmente, pues, Zoido incrementó la previsión de recaudación por multas en un 18,11% en su primer año.

Luego dejó congelada la previsión para el resto del mandato en 25.529.910,40 euros, pero teniendo en cuenta que por la crisis económica el IPC sólo subió un 0,3% en 2013; bajó un -1% en 2014 y se quedó a cero en 2015, en realidad la subida por multas durante su mandato fue de un 18,81%, a una media del 4,70% por cada uno de sus cuatro años, pero él sigue diciendo que redujo la presión fiscal en la parte final de su cuatrienio.

Caballo de batalla
Independientemente de lo dicho o hecho por Zoido, lo cierto es que Espadas ha incrementado en 200.000 euros (+0,78%) la previsión de recaudación por multas de tráfico en 2016, año para el que los analistas estiman un IPC en el entorno del 0,30% y cuando al presentar las Ordenanzas Fiscales habló de congelación de precios para el común de los sevillanos por todos los conceptos excepto, fundamentalmente, en el IBI para los grandes contribuyentes.

El incremento de la recaudación por multas de tráfico se comprende aún menos si se tiene en cuenta que a raíz del incremento de ingresos previsto por Zoido ya en su primer año, éste fue uno de los grandes caballos de batalla de Espadas en el mandato anterior, cuando declaraba que las sanciones eran “el último recurso, no el primero” y que los policías locales no eran “agentes de recaudación”.

En la primavera de 2012, los ediles socialistas Antonio Muñoz y Encarnación Martínez ofrecieron una crítica rueda de prensa contras las multas de tráfico de Zoido, cuya política de movilidad redujeron a un mero “afán recaudatorio”. Según su balance de ocho meses del mandato del PP, la Policía Local imponía una media de 500 sanciones diarias y la grúa retiraba un coche cada 90 minutos, por lo que a esas alturas habrían sido multados cuatro de cada diez automovilistas.
Si la Policía Local y la grúa municipal tenían que trabajar a destajo para recaudar los 25,5 millones de euros previstos por Zoido, ¿cuántas multas tendrán que imponer para recaudar 200.000 euros más con Espadas?

Incumplimientos
La ecuación se complica porque, como se recordará, Espadas prometió que perdonaría a los sevillanos el 50% del importe de la primera multa de tráfico, pese a tratarse, como reveló Viva Sevilla, de una medida contraria a la legalidad. Si Espadas perdona la mitad de cada primera multa y aun así tiene previsto recaudar 200.000 euros más que Zoido, eso significaría que los policías deberían multiplicar todavía más el número de sanciones para llegar al objetivo marcado en los Presupuestos de este año. Y aquí viene la última contradicción: esas previsiones de ingresos por multas de tráfico no se suelen cumplir ni de lejos.

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, ha conseguido los datos reales de recaudación del Ayuntamiento de Sevilla. Así, de los 25.529.910,40 euros de ingresos por multas previstos por Zoido tanto en 2013 como en 2014 el Consistorio sevillano recaudó realmente 8.016.694,39 euros en el primer año citado y 8.167.761 en el segundo. ¡Sólo un 32%!
Estas cifras demuestran bien la ineficacia del Ayuntamiento, bien la falta de rigor en la elaboración de los Presupuestos municipales, ya que se estarían inflando a cuenta de ingresos ficticios”.

Las multas de tráfico actuarían a modo de válvula de seguridad presupuestaria: en función de la recaudación por otros conceptos se incrementaría o no la presión sobre los conductores, porque aunque las multas de tráfico son impopulares siempre se pueden justificar por una infracción a las
Ordenanzas y más impopular aún es para los políticos aparecer ante la opinión pública subiendo los impuestos.

El Presupuesto se puede cuadrar multiplicando las sanciones. Así la política vial deja de tener una finalidad educadora de los conductores infractores para convertirse en un elemento de recaudación, en un instrumento más de la política fiscal del Ayuntamiento.

Imagen: archivo de Andalucía Información.