Calles


Comenta Francisco Vélez Nieto:

«En una ciudad de cuyo nombre siempre me acuerdo de un país de Europa de habla española, yo me preguntaría ¿Qué nombre puede ser más interesante para tener una calle en la Ciudad. General Merry, Pilar Barden actriz o Manuel Azaña, escritor, ensayista y al parecer Presidente de la II República española elegido en las urnas por el pueblo?   ¿Por qué los dioses han dotado a las izquierdas nacionales y oficiales de tanta desmemoria subjetiva?»

Anterior Karol y Fidel
Siguiente Calendario laboral sevillano y español

4 Comentarios

  1. Avatar
    Silvestre
    21 abril, 2009
    Responder

    El caso es que el cambio del nombre del general al de la actriz es motivo de escándalo y el del ministro franquista (Sánchez Arjona) al de otra Virgen más, de las infinitas que pueblan Los Remedios, no parece provocar ninguna objeción.

  2. Avatar
    Anónimo
    26 abril, 2009
    Responder

    Pero es de poca imaginación dedicarle una calle a una actriz del montón, por la mera coincidencia de haber nacido en Sevilla. Poco leídos y cultos nuestros munícipes.

  3. Avatar
    Juan Jose Cortes
    3 mayo, 2009
    Responder

    La razón no es que Bardem fuera o no de Sevilla. La razón es que a ojos de la derecha más militante, la Bardem está muy desacreditada por su apoyo a la propuesta de «paz» de Zapatero. Y la verdad que nada más que por eso merece la pena no recordarla. Pero es que la derecha saltimbamqui jode cantidad, y muchos se apuntan por llevarle a esta la contraria.

  4. Avatar
    15 mayo, 2009
    Responder

    En la actualidad, como siempre se habla de las dos Españas, mas¿ para cuándo el diálogo?.Somos bastante fundamentalistas, todo el mundo establece cátedra con sus ideas, sin escuchar a personas que a lo mejor tendrían algo que aportar y no lo digo por la decisión del PP. Sólo defiendo un mejor entendimiento entre los españoles,porque es malo etiquetar, no somos uniformes, aunque a veces se vote siempre al mismo partido. Cada cual es diferente y su punto de vista sobre el mundo variado según las circunstancias, de ahí la pluralidad; pero en el fondo todos somos humanos y debemos respetarnos como tales.Si nos escuchásemos sin insultarnos posiblemente nos enriqueceríamos como personas, pero a veces el discurso podría resultar algo soso para los seres que dominan la ironía, arte inteligente.Paz y amor(como el hippy del anuncio)

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *