Los sevillanos podrán elegir el nuevo diseño de las fuentes de agua potable que se instalarán en los espacios públicos la ciudad a través de la plataforma que se creó para decidir el calendario de la pasada Feria de Abril. Se trata de solventar una necesidad: dotar a la ciudad de muchas más fuentes públicas y propiciar la participación ciudadana pudiendo optar por uno de los cuatro proyectos finalistas seleccionados entre los estudiantes de la Escuela de Arquitectura.

Como explica aquí el propio Ayuntamiento de Sevilla, el proceso comenzó hace meses con un estudio entre los distritos y la selección de un listado de más de 50 puntos donde resulta necesaria la colocación de estas instalaciones de acuerdo con peticiones de vecinos y entidades. Más de treinta grupos de alumnos han presentado propuestas de diseño para las fuentes urbanas entre las que han sido seleccionadas cuatro por un jurado compuesto por profesores universitarios, técnicos de Emasesa y de la Gerencia de Urbanismo.

Este proyecto de mejora parte de un análisis inicial realizado desde los distritos, donde se han recogido las propuestas y sugerencias de vecinos y vecinas, a partir de las que se ha definido medio centenar de ubicaciones en las que los resulta adecuado colocar una fuente. Este procedimiento se inició a finales del año pasado y principios de éste, y ahora mismo se encuentra en la fase de estudio de viabilidad técnica de las ubicaciones propuestas.

Paralelamente, Emasesa  convocó a la Escuela de Arquitectura, a través de su dirección, su profesorado y sobre todo de sus alumnos, para plantearles reto de un concurso para la nueva imagen de estas instalaciones. Treinta equipos de estudiantes han presentado diversas propuestas que han quedado reducidas a cuatro por criterios técnicos, como la viabilidad y la estética, del jurado.

Los cuatro grupos ganadores se incorporarán a la nueva plataforma de participación ciudadana que pondrá en funcionamiento el Consistorio para que se realice un proceso de participación ciudadana.