El primer ‘cohousing’ en Sevilla ya ha logrado los terrenos para edificar. El proyecto está promovido por la Asociación Abante Jubilar, de la que forman parte cinco miembros de ISA: Juan Moreno, Paco Ortiz, Charo Fernández Cotta, María José Sánchez Apellániz y Raquel Rico. El complejo de viviendas colaborativas como solución habitacional para personas mayores se construirá en la localidad de Mairena del Aljarafe La parcela cuenta con 9.000 metros cuadrados e incluirá 60 viviendas adaptadas, zonas comunes y espacios libres.

Debido a que la parcela es tres veces superior a lo que la Asociación Abante Jubilar había calculado, finalmente se construirán 30 viviendas más de las previstas inicialmente (60 en lugar de 30). Aún quedan plazas libres para integrarse como cooperativista en este proyecto. Los miembros de este residencial deben formar parte de la cooperativa Abante Jubilar Sevilla, que es la titular del residencial, y los cooperativistas tendrán derecho o cesión de uso de las viviendas mientras moren en ellas. Quien esté interesado puede escribir a la dirección de correo electrónico contacto@abantejubilarsevilla.com

Juan Moreno, Raquel Rico y Manuel Jiménez a la salida del banco con el que han firmado la adquisición de la parcela donde se edificará el primer cohousing de Sevilla

Una tendencia positiva con repercusión nacional

El ‘cohousing’ como opción para convivir de forma activa y autónoma está generando cada vez más interés en los ámbitos social, político y mediático. Así lo demuestra la amplia repercusión que cosecharon la jornada sobre viviendas colaborativas organizadas por ISA el pasado mes de enero, o la celebrada el 15 de marzo en la Universidad Pablo de Olavide bajo el lema ‘‘Sembrando la ciudad de iniciativas contra la soledad: las viviendas colaborativas para mayores’, en la que también colaboró nuestra asociación junto al Colegio de Arquitectos de Sevilla. Recomendamos la lectura de la crónica realizada por la periodista Ana Sánchez Ameneiro para Diario de Sevilla.

Resulta indudable que el envejecimiento de la población está planteando nuevos retos tanto desde el punto de vista social como económico, y también que los cambios sociológicos experimentados hacen necesario afrontar el envejecimiento desde una nueva perspectiva, dando paso a soluciones de innovación social en las que la inercia meramente asistencial sea sustituida por la autogestión. Sobre ese modelo se ha publicado el trabajo de investigación “Soluciones habitacionales para el envejecimiento activo: viviendas colaborativas o cohousing”,  llevado a cabo en la Universidad Pablo de Olavide por Laura López de la Cruz y José Antonio Pino.

El ‘cohousing’ o viviendas colaborativas se perfila como una solución habitacional que ya cuenta con un largo recorrido en países europeos y norteamericanos. La filosofía de este proyecto es vivir la vejez de una forma activa con amigos que colaboren y se cuiden en esta etapa de la vida, en un lugar diseñado por ellos mismos, y seguir manteniendo el estilo de vida de cada uno, las aficiones y la autonomía personal.

Además del proyecto de ‘cohousing’ que ya ha comenzado a materializarse en Sevilla, son varios los que se han puesto en marcha en toda Andalucía. Uno de los primeros ha sido en Antequera (Málaga). Bajo el nombre de Residencial Antequera 51, el complejo, que dio sus primeros pasos en 2013, inauguraba sus instalaciones el pasado mes de febrero. En total, son 80 los socios cooperativistas, la mayoría ya jubilados, que han decidido invertir en la construcción de un inmueble sobre una parcela municipal de 7.000 metros cuadrados que ha sido cedida a la cooperativa durante 99 años.