Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications vaticina que las inundaciones costeras como consecuencia del cambio climático amenazarán al triple de personas para 2050 de lo que se creía hasta ahora. El informe realizado por Climate Central, una organización estadounidense que agrupa a numerosos científicos que investigan el cambio climático y sus efectos en la población, pone de relieve que las zonas españolas más vulnerables serán el Delta del Ebro, Doñana, numerosas áreas de Huelva y Cádiz e incluso zonas de Sevilla capital.

Los científicos han diseñado un instructivo mapa interactivo que predice cómo afectará el aumento del nivel del mar en miles de lugares y en distintos escenarios: desde que las emisiones continúen sin apenas restricciones hasta que se produzcan unas reducciones “extremas” de carbono.

La crecida del Guadalquivir afectaría a varios pueblos de Sevilla, a Tablada y a la Isla de la Cartuja

Más de 200.000 personas estarán en España en 2050 expuestas de forma periódica a las inundaciones costeras causadas por el cambio climático. Los científicos elevan esa cifra de afectados a 340.000 en el año 2100 en el peor de los escenarios: con emisiones altas de los gases responsables del cambio climático. El modelo de cálculo utilizado por esta organización permite, al contrario de los sistemas utilizados hasta ahora, discriminar las copas de los árboles y los tejados de las casas, que hacían que las costas parecieran menos vulnerables de lo que son en realidad, según los responsables del estudio.

La crecida del Guadalquivir afectaría a Las Cabezas de San Juan, Los Palacios y Villafranca, Isla Mínima, Isla Mayor y Marismillas

Así, el mapa permite comprobar que el riesgo de inundaciones afectará especialmente a la zona alrededor del Guadalquivir. Concretamente, los pueblos de la provincia de Sevilla más afectados por esta subida del nivel del mar serían Las Cabezas de San Juan, Los Palacios y Villafranca, Isla Mínima, Isla Mayor o Marismillas. Sin embargo, no son los únicos. El riesgo alcanzaría a Coria del Río y a zonas de Sevilla capital como la Isla de la Cartuja y Tablada.

Según el estudio, el riesgo de inundaciones alcanzaría a zonas de Sevilla capital como la Isla de la Cartuja y Tablada

En cuanto a la costa gaditana, las zonas más afectadas serían el norte de Algeciras y Palmones, la playa de Pedro Valiente en Cádiz, gran parte de Barbate, toda la zona costera desde Conil al Faro de Trafalgar, y de El Puerto de Santa María a Poblado de Sancti Petri. En Huelva, destaca el área del río Odiel y del río Tinto, afectando al Paraje Natural Marismas del Odiel, la capital onubense y alrededores, así como la zona de El Rompido, y el área del río Guadiana, incluyendo Ayamonte y la zona costera de los alrededores.

Riesgo de inundaciones en la costa de Huelva

Riesgo de inundaciones en la costa de Cádiz

Efectos ya irreversibles

El investigador Benjamin Strauss, director de Climate Central, ha subrayado que el Acuerdo de París contra el cambio climático “debería ser suficiente” para evitar los peores escenarios, aunque a su juicio no se puede corroborar esto “con total certeza”. 

Las estimaciones más optimistas sobre el aumento del nivel del mar que usa la investigación se sustentan sobre la teoría de que las capas de hielo se mantendrán más o menos estables durante las próximas décadas. Porque el estudio alerta de que si las cosas empeoran y las capas de hielo se vuelven más inestables y se reducen de una forma significativa, el riesgo de inundación anual en España en el año 2100 afectaría a unas 700.000 personas.

El estudio pone de relieve cuáles serían los beneficios de una importante reducción de las emisiones, y señala por ejemplo que una rápida reducción de los gases de efecto invernadero salvaría a unos 50 millones de personas en el mundo de sufrir inundaciones costeras cada año a finales del siglo. O, en el otro extremo, si no se produjera una reducción importante de esas emisiones, el mar crecerá hasta sumergir por completo lugares en los que en la actualidad viven 40 millones de personas.

Los científicos han incidido en que, gracias a este estudio, todas las autoridades disponen ya de datos, incluso a pequeña escala y a nivel local, sobre el riesgo de inundaciones y de la subida del nivel del mar, una información que pueden utilizar para tomar decisiones de planificación.