Crece en Sevilla una red de apoyo vecinal para atender a personas con necesidades durante la crisis del coronavirus


Desde ISA elogiamos la red de solidaridad vecinal que se está vertebrando en Sevilla para atender a quienes tienen necesidades que solventar durante el estado de alarma por el coronavirus. Bajo el nombre de Red de Apoyo Mutuo de los barrios del Centro y Macarena (Ramuca), ha comenzado desde las zonas de Macarena y Centro, pero se está procurando extenderla a otros distritos de la ciudad.

Cualquier persona puede apuntarse y colaborar poniendo a disposición su tiempo o recursos que puedan servir de ayuda. Se puede contactar con la red a través Facebook, Twitter, Instagram, en el correo electrónico ramuca2020@gmail.com y en un grupo de WhatsApp. Asimismo, irán compartiendo maneras de establecer relaciones más allá de los medios digitales, para asegurar que la brecha digital no deja fuera a nadie.

Recomendamos esta entrevista a una de las integrantes de la red, en la que explica cómo se ha originado esta agrupación y cuáles son sus funciones.

Solidaridad vecinal e inteligencia colectiva para ayudar a las personas más vulnerables

Más de 200 personas se han unido en unas pocas horas a la recién creada Red de Apoyo Mutuo de los Barrios del Centro y Macarena de Sevilla (Ramuca), que nace con el objetivo de “prestar ayudas” a aquellas personas del barrio que lo necesiten ante el decreto del estado de alarma por la propagación del coronavirus.

Tal como ha explicado una de sus integrantes, Elisa, la idea surgió de un grupo de vecinos del barrio que vieron la necesidad de «tejer una red de apoyo mutuo» ante las medidas de confinamiento decretadas para poder satisfacer las necesidades de personas más vulnerables, como pueden ser de edad más avanzada. «Hemos generado un espacio virtual en las redes sociales para contrarrestar el discurso del miedo y el aislamiento, porque podemos y debemos apoyarnos», afirma, señalando que la red funcionará por capas, desde lo más cercano –la vivienda, la escalera, el bloque, la calle– hasta llegar al barrio. De hecho, están ayudando a crear redes similares en zonas como San Pablo, Cerro-Amate o Pino Montano, como ya los ayudaran a ellos con anterioridad otros colectivos, como por ejemplo de Barcelona.

En las distintas redes cuelgan un documento donde los vecinos van apuntando sus necesidades o lo que pueden ofrecer, como puede ser ir a hacer la compra o a la farmacia, para que puedan irse cruzando esas ofertas y demandas. «La idea inicial es generar el espacio para ir difundiendo esas necesidades y ofertas y para crear otras ideas con el fin de mejorar la ayuda, como que cada persona pueda colgar un cartel en su portal donde ponga lo que ofrece o lo que necesita, además de difundir escritos con las normas necesarias de higiene ante el coronavirus en las viviendas de personas de mayor edad», explica.

En esa línea, han dejado en las farmacias del barrio unos formularios denominados ‘Supervecinos’,  que cuentan con casillas a rellenar para que las personas mayores puedan colocarlo en su portal señalando sus necesidades. «Se trata de inteligencia colectiva y de ir sumando ideas», subraya.

La red trabaja también en poder contar con un teléfono para la atención de los vecinos y analiza la viabilidad de otras iniciativas centradas en buscar soluciones para «que nadie se quede sin comer o para ayudar a las personas que se han quedado sin trabajo», como puede ser la creación de una caja de resistencia.

Anterior Conozca los servicios municipales disponibles en Sevilla durante el estado de alarma
Siguiente La contaminación del aire en Sevilla cae un 59% durante el estado de alarma, y esa mejora tiene que mantenerse en el futuro decretando una movilidad saludable

Sin comentario

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *